Entramos a un año preelectoral, lo cual puede significar que ciertas políticas económicas y sociales que se tomen no sean las adecuadas. Sin embargo, comenzamos bien el año y con grandes expectativas al darse la reunión entre los gobiernos ecuatorianos y estadounidense. Las relaciones entre ambos países son necesarias para el desarrollo productivo nacional y, en particular, para las exportaciones. Estados Unidos es nuestro aliado comercial y es imprescindible negociar un acuerdo comercial. De la misma manera, la continuación de las negociaciones de la Alianza del Pacífico nos permite ver un horizonte positivo para el país.

Al igual que todos los años, la Cámara de Industrias de Guayaquil seguirá apoyando las iniciativas que fomenten la producción nacional, el libre comercio, la libre competencia, la seguridad jurídica y el respeto a la propiedad privada. En este marco de principios, presentaremos las propuestas técnicas a las distintas autoridades, y apoyaremos en las diversas áreas que necesitan reformarse a fin de que exista una menor tramitología y una regulación que permita la inversión nacional y extranjera.

De la misma manera, nuestro gremio ha asumido un nuevo rol con alcance nacional por este año, al hacerse cargo de la Presidencia del Comité Empresarial Ecuatoriano. Este organismo cúpula de gremios tiene afiliado a cien gremios de distintas provincias y actividades económicas y empresariales. El sector privado productivo debe mantenerse unido buscando el desarrollo del país, y éste será nuestro rol durante este año. Buscaremos desde todos los sectores industriales, comerciales, exportadores, y de servicios, llevar a cabo una estrategia que permita aportar con propuestas regulatorias y de política pública necesarias para transitar a un país con crecimiento económico.