Por:
Alejandra Orellana
Abogada Asociada de Unum

Los “millennials” o “generación y” somos creadores innatos, y en la actualidad estamos en constante búsqueda de negocios o emprendimientos; a medida que nosotros hemos ido creciendo, de nuestra mano fue desarrollándose un área del derecho que es nuestra principal y mejor aliada, la propiedad intelectual e industrial.

La propiedad intelectual nació y existe para proteger todas las creaciones que vengan de nuestros diferentes intelectos y talentos, y por esa razón es una herramienta importante que debe de ser tomada muy en consideración dentro de nuestros proyectos. Las creaciones vienen de nuestro origen, lo que quiere decir que las probabilidades de crear son infinitas, tan solo dependen de nosotros mismos.

La protección de nuestras creaciones nos brinda la oportunidad de poder vivir de ellas, esto es obtener un derecho patrimonial sobre lo que imaginamos alguna vez y lo hacemos realidad. Una de las bondades de la propiedad intelectual es que no solo hace crecer mi patrimonio personal, sino que es generadora de empleo directo e indirecto.

A manera de síntesis, las diferentes formas de proteger mis negocios e “ideas” se realizan mediante los mecanismos legales como registros de marca, de derecho de autor, secreto comercial, patentes de invención, protección de diseños o empaques, entre otras. De la misma manera, nos da la posibilidad de seguir incrementando nuestros activos después de su protección mediante franquicias, licencias o cesiones de derechos.

Siempre que tengamos una idea, nuestra recomendación como abogados en UNUM es que se asesoren y busquen proteger su idea. Nuestro intelecto tiene un valor, no solo personal, si no también económico si sabemos valorarlo y por tanto, protegerlo. Existen varios negocios o ideas que se pierden, por no ser protegidas en el momento debido.

El momento ideal para proteger un negocio es desde su comienzo, no protegerlo desde el principio consiste en un acto de poca fe en mi propia idea.

A pesar de ser todavía jóvenes, los millennials somos pioneros en la creación de nuevas industrias y negocios; no obstante estamos comprometidos a emprender de manera responsable y segura.